Buffet del Hotel-Escuela San Nicolás con profesores y alumnos de cocina y restaurante-Bar

Buffet en el Hotel-Escuela San Nicolás, a los pocos meses de su apertura.

 (Ver Fotos Históricas del Centro)

En el año 1966, al detectarse la necesidad de encauzar profesionalmente a un gran colectivo de jóvenes de la Serranía de Ronda y, ante la gran demanda de personal cualificado por parte de los cada vez más numerosos establecimientos turísticos de la Costa del sol, un organismo denominado Programa de Formación Profesional Obrera (PPO), dependiente del Ministerio de Trabajo y cuya función era la promoción, formación e inserción profesional, decidió abordar la formación de dichos jóvenes con una fórmula bastante novedosa: el montaje de un Hotel-Escuela, hecho que ocurrió en la primavera de 1967. Lo que hacía más original al Centro – aparte de ser el primero en su género de España – era el alto contenido práctico de sus enseñanzas y los comparativamente cortísimos períodos en los que se conseguía un aceptable nivel formativo. Y es que el establecimiento, convertido todo él en un aula-taller, era atendido por la exclusiva labor de los alumnos, bajo la dirección y control de los monitores. Al propio tiempo, la posibilidad de alojarse en un hotel con la categoría y tarifas de tres estrellas pero que ofrecía un servicio prácticamente de lujo, resultaba bastante atractiva. Los posibles fallos por la inexperiencia de los alumnos eran ampliamente compensados por su enorme voluntad de satisfacer al cliente. El resultado era que la institución, en su aspecto comercial, tuvo desde el principio una importante demanda. Tanta, que durante la temporada alta hubo que establecer un riguroso turno de prioridades basado en la fecha en que la petición de reserva entraba en el Registro Oficial.

A tal efecto se había arrendado, por parte de Universidades Laborales (el PPO no tenía entonces personalidad jurídica), un pequeño establecimiento de unas cincuenta habitaciones, denominado “Hotel San Nicolás”.

Los alumnos, procedentes como se ha dicho de la Serranía de Ronda, eran captados por medio de reuniones celebradas en cada una de las localidades de la comarca, en las que se les explicaba los pormenores de la nueva profesión y en donde se les encauzaba para aquellas especialidades en las que – por sus condiciones naturales – tenían más porvenir. No obstante, tras varios años de trabajo continuado, los resultados se hicieron patentes. El problema de desempleo de la zona se había paliado considerablemente. No obstante, y como el “boom” turístico seguía demandando más y más personal, la zona de influencia del Centro se extendió por todo el territorio nacional. Nuevos solicitantes comenzaron a afluir de toda España, al tiempo que los hoteleros de las distintas zonas turísticas se disputaban los alumnos de las sucesivas promociones. El edificio en el que estaba ubicado, el Hotel San Nicolás, se quedó pequeño, por lo que entre 1969 y 1970, el Hotel-Escuela se trasladó a las actuales instalaciones del Hotel Bellamar. Se construyó, en unos terrenos colindantes, un edificio anexo destinado a albergar aulas teóricas y prácticas, instalaciones para la manutención de los alumnos y del personal y una residencia mixta con capacidad para 110 alumnos internos. Por aquellas fechas, principio de la década de los setenta, el Hotel-Escuela recibió la Placa al Mérito Turístico.

Como curiosidad, diremos que en 1974, las ofertas de trabajo recibidas directamente se contabilizaron en número cinco veces superior al de alumnos formados. Bajo estas circunstancias, a nadie lógicamente se le ocurría hablar de porcentaje de inserción. No sólo se colocaban todos los alumnos que se formaban sino que también la bolsa de trabajo se hacía extensiva a profesionales que – sin haber pasado por nuestras aulas – nos ofrecían garantías de ser absolutamente recomendables.

En estos años y en los que siguieron, una larga serie de profesionales salió de sus aulas. Una serie que al día de hoy está próxima a treinta mil y que, en calidad, es más que suficiente para crear solera y tradición. Hoy es ya difícil viajar por España sin encontrarse con alguno de ellos, incluso convertidos en directivos y empresarios del sector. Son numerosos los ex-alumnos que han alcanzado la categoría de Directores, Jefes de Cocina y Gobernantas, especialmente en hoteles de cinco y cuatro estrellas, Paradores de Turismo y Residencias de Pensionistas. En poco tiempo, el Centro adquirió un gran prestigio tanto nacional como internacional y siguió siendo durante mucho tiempo único en su género en España y uno de los más importantes del mundo. Incluso son bastantes los alumnos extranjeros que han pasado por sus aulas, alrededor de quinientos, al amparo de acuerdos de cooperación. Alumnos de Túnez, Méjico, Guatemala, Panamá, Portugal, Costa Rica, Ecuador, Cuba, Brasil, Chile, Bolivia, Turquía, Grecia, Chipre, Irak, Venezuela, Reino Unido, Italia, etc., hoy convertidos también en directivos, propietarios, docentes y asesores. En lo que se refiere a los premios alcanzados por nuestros alumnos podemos decir que son muy numerosos, tanto en especialidades de Cocina como en las de Restaurante-Bar.

El prestigio internacional que el Centro se ha ido labrando a través de los años le ha servido para ser reclamado asiduamente para acciones de la Cooperación Española. De él partió la tecnología necesaria para realizar estudios de mercado, estudios de viabilidad, planes formativos, diseños metodológicos, identificación, formulación y ejecución de proyectos, confección de medios didácticos, acciones de formación de formadores, seminarios, conferencias, asesorías diversas y un sinfín de acciones más de gran relevancia y duración en países tales como Angola, Argentina, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Costa Rica, Cuba, Chile, China, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Guatemala, Honduras, Irak, Méjico, Mozambique, Namibia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Túnez, Uruguay, Zimbawe y algunos otros que quizás no recordemos. Precisamente uno de los proyectos que más brillo dio a la Cooperación Española, el Hôtel-Escola “ANDALUCÍA” de Maputo (Mozambique), VER FOTOS, fue creado por funcionarios del INEM con destino en Marbella. Como consecuencia de estas acciones, cinco miembros de este Centro han sido condecorados, hasta la fecha, por el Ministerio de Asuntos Exteriores: dos con la Cruz del Mérito Civil, dos con la Cruz de Isabel la Católica y uno con el Lazo de Dama de Isabel la Católica. Asimismo, son innumerables las acciones especiales llevadas a cabo en el propio Centro para súbditos extranjeros, la más importante de la cuales fue la formación, durante dos años, de cuarenta y seis directores de hotel irakíes. También hemos formulado y desarrollado nuevos proyectos de Restaurantes-Escuelas y Hoteles-Escuelas en diversas partes del mundo.

La Federación Española de Restauración (FEHR) concedió al Centro, en 1996, el Premio Nacional al Mérito Hostelero. Con ello, éste se convirtió en la primera institución andaluza – y primer centro de formación de España – en recibir tan preciada distinción.

Sería largo y prolijo enumerar todas las actividades que el Centro ha realizado, desde su clasificación como Nacional, en cumplimiento de cada una de estas responsabilidades. Las más destacadas son, no obstante, la dirección – en 1991 – del Estudio Sectorial del Sector Servicios de Naturaleza Turística, en el que participaron también el Ministerio de Educación y Ciencia, la Secretaría General de Turismo, la Escuela de Organización Industrial, los Sindicatos, las Federaciones de Empresarios y las Universidades de Málaga y Las Palmas. Apoyaron este estudio los Observatorios Ocupacionales de todas las provincias de España, representando el de Málaga un papel muy destacado. También hemos de mencionar las diversas ordenaciones sectoriales llevadas a cabo, la definición de perfiles profesionales y la confección de todos los programas actualmente existentes de formación ocupacional hostelera. Desde hace unos años estamos trabajando en la elaboración de los Certificados de Profesionalidad de Turismo y Hostelería para toda España, así como en las correspondientes pruebas de evaluación.

(Ver Fotos Históricas del Centro)